Respuesta a la comunicación por parte de la empresa

Buenas tardes compañeros y compañeras.

En respuesta al comunicado de la Dirección de la empresa a sus colaboradores, queríamos puntualizar que si la empresa quiere adelantar la prestación de desempleo o complementar la prestación a los afectados por el ERTE de fuerza mayor o a los futuros afectados por el ERTE actual, está en su mano el hacerlo sin necesidad de llegar a ningún acuerdo con la RLT. Tenemos ejemplos recientes de grandes empresas de este país que durante esta crisis sanitaria sí han dado ejemplo de cómo cuidan a sus empleados, y han tomado medidas como adelantar prestaciones y/o complementarlas sin siquiera tener RLT en sus empresas o llegar a acuerdos con ellas. También está en manos exclusivas de la Dirección de la empresa retirar los ERTES y de esta manera no reducir los salarios.

Hubiera sido un gran gesto por parte de la empresa que hubiera tomado esas medidas motu proprio en el primer ERTE por fuerza mayor, sin tener que estar mercadeando a posteriori con ellas en una mediación obligada por nuestra denuncia.

Sobre el resto del correo, nos remitimos a todos los comunicados e información que os hemos ido transmitiendo siempre sobre los distintos conflictos que la empresa se ha empeñado en mantener con la RLT y por consiguiente con sus trabajadores. Conflictos sobre los cuales la Audiencia Nacional nos ha dado la razón en reiteradas ocasiones.

ERTE por causas productivas y organizativas

Compañeras y compañeros:
Tras anunciar su intención de realizar un ERTE por causas productivas el pasado 27 de abril, la empresa nos ha convocado hoy a la primera reunión para negociarlo. Disponemos de 7 días para esta negociación, que terminaría el próximo martes, 16 de junio.
De momento no hay sobre la mesa más que una lista provisional de personas a las que afectaría esta medida, que incluiría tanto reducciones de jornada como suspensiones totales de contratos. Durante estos 7 días esperamos que la empresa concrete otras condiciones, en especial aquellas dirigidas a paliar los perjuicios que causa.
Hasta la fecha Alten ha llevado a cabo un ERTE por fuerza mayor que ha sido aprobado por silencio administrativo y que hemos impugnado ante los tribunales. El segundo ERTE por fuerza mayor fue rechazado por la autoridad laboral. Estas medidas se toman sin la participación de la representación legal de los trabajadores.
No somos optimistas con respecto al resultado de las negociaciones de este tercer ERTE. La dirección jurídica de la empresa ha demostrado a lo largo de muchos años preferir la imposición a la negociación. De hecho sólo se sientan a hablar con nosotros cuando les obliga la ley (como en este caso), la Inspección de Trabajo o los propios Tribunales, a quienes tenemos que recurrir de forma constante para que Alten cumpla las reglas. Durante la gestión de la crisis provocada por la COVID-19 han impuesto medidas, ilegales a nuestro juicio y que ya estamos tratando con nuestros servicios jurídicos, tales como la retirada de los «tickets restaurant» o el «disfrute» forzado de vacaciones. La empresa tampoco ha atendido nuestras dudas y propuestas sobre los planes de reincoporación que, de nuevo, ha impuesto unilateralmente. Ni ha negociado la recuperación del permiso retribuido recuperable.

Creemos, por tanto, que la empresa llega a esta negociación con una mochila cargada de agresiones a quienes hacemos que esto funcione, que no beneficia en absoluto un clima de entendimiento. Con todo, nos volcaremos en esta negociación para intentar paliar el perjuicio de estas medidas a los de siempre.
Un saludo.